DESCUBRE CASA PAQUITA

Una tradición renovada, una leyenda que vuelve a nacer.

UN POCO DE HISTORIA

El año que empieza «Cuéntame», Casa Paquita llevaba más de una década trabajando.

Allá por 1956 Casa Paquita empezó a servir comidas. Por aquel entonces trabajábamos como tienda de ultramarinos y casa de comidas. Aunque no éramos restaurante al uso, la Escuela de Capataces Agrícolas llenaba nuestro comerdor de alumnos que acompañaban sus partidas de cartas con nuestros vinos y tapas. Nuestra especialidad eran los callos.

Era habitual que Paquita improvisase comidas para quien las demandaba, sobre todo en verano. Teníamos como clientes habituales al séquito que acompañaba a Franco (fundamentalmente “agentes secretos”) en los 15 días de agosto en los que el dirigente visitaba la ciudad, el «generalísimo» era un cliente habitual en aquellas fechas.

En esa época lo habitual era que la gente llevara a Casa Paquita su propia comida para comerla en nuestro salón junto al vino y el pan que nos compraban. Y es que todavía no se llevaba lo de ir a restaurantes, había poca oferta hostelera por la zona, de hecho Casa Paquita fue de los primeros locales en tener agua corriente.

La primera tele de la zona la tuvo Paquita. Los vecinos se reunían en Casa Paquita para ver la TV.

A finales de los 60, ya en «tiempos de cuéntame», Casa Paquita se puso seria y empezó a profesionalizarse. En 1975 se convierte el antiguo cobertizo de la parte trasera del edificio en el actual comedor.

La siguiente fecha clave llega en 2015, el año en el que Carlos y Karine se hacen cargo del establecimiento. Casa Paquita vuelve a cobrar vida, a innovar y a atraer la atención de los vecinos.

Años de historia

Trabajadores

Miles

de clientes atendidos

Platos

Vinos